<<

Escudo de Melilla

<

>

melilla.eps Historia del Escudo de Melilla.
Eran los Pérez de Guzmán, una de las familias más ilustres y poderosas de la nobleza andaluza, que habían prestado grandes servicios a los reyes en las largas luchas a que dio lugar la Reconquista. Duques de Medina Sidonia, Condes de Niebla, Señores de Sanlúcar, de Gibraltar y de otras muchas villas, descendían del heroico defensor de Tarifa: Guzmán el Bueno, por cuya razón en la cimera de su escudo heráldico, figura una torre almenada, y sobre ella, su glorioso antepasado en actitud de arrojar un puñal, consintiendo la muerte de su hijo antes que entregar la plaza cuya defensa le había sido confiada. 
También procede del fundador de la Casa Ducal el dragón que campea al pie del escudo cuyo simbolismo, explica una antigua y curiosa leyenda: Encontrándose Don Alonso Pérez de Guzmán el Bueno en Fez, al servicio del Sultán Ben Yusef, hizo su aparición por aquellos contornos una terrible sierpe o dragón alado, que tenía aterrorizados a los habitantes del país, entre los que causaba grandes estragos, devorando frecuentemente a hombres y ganados. Decidido a terminar con la fiera, y después de encomendarse al Apóstol Santiago, marchó Pérez de Guzmán a su encuentro, consiguiendo darle muerte de una certera lanzada cuando el Dragón, abriendo sus poderosas fauces, se disponía a abalanzarse contra él. La Corte de Fez, celebró como se merecía, la hazaña del héroe castellano, que fue honrado y distinguido mientras vivió el Sultán. 
Descendiente directo de Guzmán el Bueno, fue Don Juan Alonso de Guzmán, Señor de Medina Sidonia y Sanlúcar, que casó con Doña Beatriz de Castilla y Ponce de León, hija del rey Enrique II, quien la dio por dote el Condado de Niebla. Como consecuencia de dicho matrimonio, los Pérez de Guzmán incorporaron a su escudo los Castillos y Leones, propios de la Casa Real de Castilla, como descendientes de ella, a través de Doña Beatriz, hija y nieta de reyes. 

En 1445 Don Juan II, padre de Isabel la Católica, concedió el título de Duque de Medina Sidonia al III conde de Niebla, Don Juan Alonso de Guzmán y Figueroa, quien añadió a sus armas la Corona Ducal. 

El 11 de Marzo de 1913, un Real Decreto del rey Don Alfonso XIII dispuso lo siguiente: "Queriendo dar una prueba de mi real aprecio a la Plaza de Melilla, y en atención a los próceres de la Casa Ducal de Medina Sidonia, que fueron los que organizaron la expedición que dio por resultado la conquista de la misma, de la que se titularon Capitanes Generales, y de acuerdo con mi Consejo de Ministros, vengo a conceder a la Plaza de Melilla, el uso del Escudo Oficial de la Casa Ducal de Medina Sidonia".

El Real Decreto, que lleva la firma de Don Alfonso XIII, ésta refrendado por el Presidente del Consejo de Ministros, a la sazón Don Álvaro de Figueroa, Conde de Romanones. En campo de azur, dos calderas jaqueladas de oro y gules puestas en palo, con sus asas gringoladas con siete cabezas de sierpe de sinople. Bordura componada de nueve piezas de Castilla y nueve de León, alternando. 
Timbre: Corona ducal.  Cimera: Torre de plata sumada de un caballero armado con una daga desnuda en su mano derecha, que representa a Guzmán el Bueno, en actitud de lanzar un puñal desde el castillo de Tarifa. Divisa: En su parte superior, detrás de la cimera, una cinta alada con la leyenda "Preferre Patriam Liberis Parentem Decet". (Preferible la patria libre a que muera un pariente).  Sostenes: Las columnas de Hércules, con la inscripción "Non Plus Ultra". Al pie del escudo y fuera de él, un dragón de sinople.

 

 

.. Arriba de la página
© 2013 ENCICLOGRÁFICA es una iniciativa de SITOgraphics / Aviso legal / Contacto
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +