<<

Torre de la Pólvora o Mihulka del Castillo
Praga, República Checa

<

>


La torre de la Pólvora o Mihulka del Castillo de Praga
La torre de la Pólvora o Mihulka del Castillo de Praga está en el Castillo de Praga y de cuya fortificación formaba parte.
A través de su larga historia la Torre Mihulka también ha sido denominada Torre Nueva, Torre Redonda, e incluso Laboratorio.
Para adentrarnos en los orígenes de Mihulka debemos remontarnos al siglo XV, época en que el entonces rey de Bohemia, Ladislao de Jagellón, mandó construir un nuevo sistema de fortificaciones en la parte norte del castillo, que incluía tres torres: las hoy conocidas como Daliborka, la Blanca, y la ya mencionada Mihulka, unidas entre sí por una muralla.
El autor de la torre Mihulka - cuyo nombre se deriva de la palabra checa mihule, género de peces que en aquel entonces se vendían en las cercanías de la misma - fue el célebre arquitecto del renacimiento checo, Benedikt Ried, cuyo nombre está relacionado también con la majestuosa Sala de Ladislao, en el Palacio Real.
La Torre Mihulka era la más potente de la torres de artillería construidas para proteger el Castillo de Praga de los eventuales ataques por la parte norte. La necesidad de construir este nuevo sistema de fortificación se hizo patente tras el invento del cañón, dado que ya no resultaba suficiente la protección que hasta entonces le había brindado al castillo el foso natural que rodeaba su parte norte, denominado Foso del Ciervo. Pese a que el arquitecto Ried inventó un sistema muy ingenioso de distribución de los cañones en dos plantas, es una paradoja histórica el hecho de que de las troneras de la torre Mihulka nunca haya sido disparada bala alguna. En el año 1569, en la torre Mihulka instaló su taller el conocido fundidor de campanas, Tomás Jaros, autor de las campanas de la Catedral de San Vito, y de la famosa Fuente Cantante ubicada en el Jardín Real del aledaño Palacete de Verano de la Reina Anna, conocido como Belveder. Durante el reinado del emperador Rodolfo II de Habsburgo - quien, dicho sea de paso, fue educado en la corte española de su tío Felipe II, y era gran admirador del arte y de la entonces tan popular alquimia- la torre Mihulka sirvió de taller a los alquimistas, y a más de un astrologo y astrónomo de su corte.
Más tarde la torre Mihulka fue convirtida en depósito de pólvora, y de allí uno de sus nombres. Y a mediados del siglo XVIII instalaron en ella su taller los campaneros de la Catedral de San Vito.
En la década del 70 del presente siglo, la torre Mihulka del Castillo de Praga fue sometida a una reconstrucción general con el objetivo de adaptar sus recintos en museo de la cultura, el arte, y la ciencia de la época rudolfina, es decir, de fines del siglo XVI y principios del XVII, período de pleno florecimiento del renacimiento en Bohemia.
Fuente: http://archiv.radio.cz

.. Arriba de la página
© 2013 ENCICLOGRÁFICA es una iniciativa de SITOgraphics / Aviso legal / Contacto